Cutretutoriales de fotografía para vagos (volumen II)

Bueno, por fin escribo otro cutretutorial, pero antes de empezar, me regocijaré comentando que he comprado una nueva cámara, después de vender mi excelente y querida Pentax K-x a un señor de Extremadura. He comprado la hermana mayor de mi K-x, la Pentax K5, que es una maravilla de la ciencia fotográfica. Aqui podeis ver una fotillo que le hice ayer (si, hice una foto de una cámara, parezco un enfermo):

Y ahora después de este inciso absurdo, vayamos a lo “interesante” (si, entre comillas XD):

Cutretutorial II: Fotografiar en modo manual

Cualquier persona que se compre una reflex debe saber que utilizarla en modo Automático es como si te compraras un coche y lo condujeses siempre marcha atrás: Se puede hacer, pero es una gilipollez monumental.

Así pues, tienes tu querida cámara reflex pero no tienes ni idea de como usarla en modo manual ¿Que puedes hacer? Pues aqui voy a explicar con mi terminología chorra y sencilla como hacer fotos en modo manual y aprender a sacar partido de la cámara. Ya aviso que este tema es menos visual y mas aburrido que el anterior, pero es la base que hay que conocer para después poder aprender cosas mas entretenidas.

Bien, básicamente, antes que nada, tenemos que entender como funciona una cámar reflex al hacer una foto.

El cuerpo de la cámara tiene un sensor electrónico, que es lo que capta la luz y lo convierte en una foto (en la fotografia tradicional eran los carretes de fotos, ya hora son sensores digitales). Delante de este sensor, existe una especie de puerta llamada obturador, que está casi siempre cerrado, impidiendo que le entre luz al sensor, y delante de este, el espejo (si quitais el objetivo de la cámara y mirais dentro vereis el espejo con una inclinación de 45º), cuya única función es hacer rebotar la imagen que entra desde el objetivo hasta el visor que tenemos detrás de la cámara (ojo con no tocarlo, es una pieza sensible)

Un objetivo, por su parte, tiene sus lentes ópticas, que se dedican a enviar la imagen a la cámara, y un especie de compuertas de anillo internas que se abren y se cierran llamado diafragma (del que ya hablé en el cutretutorial I sobre profundidad de campo).

Bien, entonces, el proceso de una foto es sencillo: Enfocamos la imagen (o lo hace la cámara si usamos enfoque automático, que es uno de los pocos automatismos que podemos aprovechar a gusto en las cámaras reflex), y cuando presionamos el disparador para hacer la foto, sucede lo siguiente: El espejo, que estaba con una inclinación de 45º para permitirnos ver por el visor, se levanta para dejar pasar la luz. Detrás del espejo está el obturador (la puerta que cubre el sensor), que se abre, y permite que la luz que pasa a través del objetivo llegue al sensor y se forme la foto, hasta que el obturador se cierra y baja el espejo de nuevo.

Entendido esto, que es sencillo, vamos a ver ahora entonces como afectan todos estos parámetros manuales que nos permite ajustar la cámara, y que en un principio pueden parecer confusos pero en realidad es sencillo de entender.

Hay 3 parámetros que determinarán directamente como saldrá la foto:

Velocidad de obturación: La velocidad de obturación es el tiempo que el obturador que cubre el sensor se mantiene abierto. Cuanto mas tiempo está abierto, mas luz le dará al sensor y por lo tanto, mas clara saldrá la foto. Si se abre y cierra demasiado rápido, la foto sale oscura, pero si nos pasamos de tiempo, la foto sale blanca por el exceso de luz (es entonces cuando se dice que una foto está “quemada”). Hay que entender que un sensor es acumulativo, cuanto mas rato esté expuesto a la luz, mas cantidad de luz saldrá en la foto.

Esta velocidad de obturación se muestra en las cámaras con un valor habitual de X/X, (por ejemplo, 1/50 significa que el obturador estará abierto una 50 parte de segundo, lo que son 0,02 segundos), o como X.X” (por ejemplo, 3.5″, lo que significa 3 segundos y medio). Para que os hagais una idea, una velocidad habitual de una foto suele rondar el 1/160. Aqui tenemos que entender otra cosa sencilla: A 1/50 le entrará el doble de luz al sensor que a 1/100, y la mitad que a 1/25, etc.

F: El valor F ya deberiais saber lo que és, si leisteis el anterior tutorial. Exacto, es el valor de apertura del diafragma del objetivo, y se suele mostrar con el valor FX.X (por ejemplo, F5.6). En este caso, cuanto mas bajo es el número, mas cantidad de luz deja pasar el objetivo al estar mas abierto el diafragma. A medida que vamos eligiendo numeros mayores, el diafragma va cerrándose, dejando pasar menos luz. Recordad también el efecto que el diafragma tiene en la profundidad de campo.

ISO: El ISO es una medida que tienen las películas y sensores digitales para representar la sensibilidad que tienen a la luz. Cuanto mas alto el valor, mas sensible a la luz. PAra hacer un simil, es como si dos personas diferentes tuviesen diferente sensibilidad a la luz del sol. La persona uno, a la que llamaremos ISO 100, sale al sol y en cuatro horas adquiere un ligero tono moreno. La persona dos, a la que llamaremos ISO 1600, es mucho mas sensible, y en solo media hora adquiere el mismo tono moreno que el primero, pero en las mismas cuatro horas al sol que está el otro se queda mas quemado que la pipa de un indio.

El ISO funciona mas o menos igual. Antiguamente, comprabas un carrete de un u otro ISO, pero actualmente con los sensores digitales, podemos variar ese valor. A nivel práctico, significa que si estamos en una zona o a una hora donde no hay una cantidad de luz suficiente, podemos aumentar ese valor de ISO para que el sensor sea mas sensible a la luz.

Entended también que un ISO 200 es el doble de sensible que un ISO 100, y la mitad que un ISO 400 (siguiendo el simil de las personas al sol ,si una persona ISO 100 se quema en una hora, una ISO 200 se quema en media hora, y una ISO400 en 15 minutos.)

Eso si, debemos atender a una cosa: Aumentar el ISO tiene un efecto negativo en la foto, que se traduce en lo que comunmente llamamos ruido, un granulado feo en la foto que la emborrona y le quita detalle. Cuanto mas alto sea el ISO, mayor será ese grano y peor calidad tendrá la foto. Es por ello que el valor ISO es muy importante mantenerlo siempre lo mas bajo posible (unos 100-200 a ser posible).

Vale, ahora ya sabemos que hace cada valor de estos tres, que son los pilares básicos de la fotografía manual, pero ¿Como sabemos como ajustarlos a cada condición? Y ahí aparece la magia del fotómetro.

Todas las cámaras digitales llevan incorporado un fotómetro, que no es mas que un medidor que mide la luz que le entra a la cámara en un momento dado. Ese fotómetro nos dará la información que necesitamos para saber que tipo de ajustes poner en cada momento par sacar el mayor partido a la foto. Por, ejemplo, fijaos en esta pantalla trasera de una cámara (en este caso una Pentax K-x, pero todas las marcas y modelos tienen pantallas parecidas con los mismos datos):

Si habeis leido lo anterior, entendereis bien lo que aparece en pantalla. Antes de seguir leyendo, fijaos bien. ¿Ya? Pues deberiais haber acertado, el usuario está preparando una foto con una velocidad de obturación de 1/13, una apertura de F4.0, y un ISO 200.

¿Veis esa barra con números debajo del ISO? Que va de -3 a +3. Pues eso no es ni mas ni menso que el fotómetro. Si poneis la cámara en modo manual (suele estar representado con una M en la rueda de selección de modo), delante de vosotros tranquilamente (y asegurandoos que teneis el objetivo sin la tapa, no me seais gañanes), podreis ver que el fotómetro os dará un valor. Ese valor se ve con una barra (que justo en el ejemplo de arriba está centrada en el 0), y que os dirá si la imagen que está recibiendo la cámara en ese momento a través del objetivo está bien expuesta o no. Si el valor está sobre 0, la cámara os dice que está en una exposición correcta. Si está cerca de los números negativos es que os saldrá oscura (cuanto mas a la izquierda, mas oscura, y viceversa, si se va hacia los números positivos es que os saldrá mas clara de lo que la cámara interpreta como correcto. Para ajustar la exposición y que el fotómetro se centre, ajustamos los tres valores que os he comentado, Velocidad de obturación, F, y como último recurso, ISO. ¿Como se ajustan estos parámetros? Bueno, cada cámara tiene sus funciones, pero con leeros el manual de instrucciones de la cámara y aprender como acceder a cada parámetro, tendreis suficiente. Ademas, suele ser muy sencillo, porque son valores que se suelen ajustar rápidamente.

Hay que decir que esta información también os aparecerá en el visor, aunque suele ser mas sencillo verlo en la pantalla al principio, hasta que te acostumbras bien a manejar las opciones, etc.

Pues bien, imaginemos que en el ejemplo de arriba, con esos valores de Obturación, Diafragma e ISO, el fotómetro nos marcara a -3, lo que implica que nos saldría muy oscura ¿Como podemos solucionarlo y volverlo a dejar a 0? De la siguiente forma:

Aumentando el tiempo de exposición: Haciendo que el obturador estuviese mas tiempo abierto (por ejemplo a 1/5), entraria mas cantidad de luz al sensor, y por lo tanto, el fotómetro (que tiene en cuenta todos los valores que tenemos puestos en la cámara) se reajustaría centrándose. No obstante, la velocidad de obturación tiene un límte práctico: Cuanto mas rato esté abierto, mas fácil es que la foto nos salga “movida” si la estamos haciendo a mano. Una foto movida significa que, aunque es casi impercetible, nos hemos movido ligeramente mientras el obturador ha estado abierto, y por lo tanto la foto sale borrosa. Para reducir al máximo las posibilidades de que nos salga la foto movida, hay una regla que dice que la velocidad de obturación no debe ser menor a la distancia focal del objetivo usada (si disparamos con un objetivo a 50mm, la velocidad de “seguridad” sería 1/50, si fuese un 20mm, 1/20, etc.). Si tenemos un trípode, esto ya no es tan crítico porque al estar la cámara fija, no habrá imagenes movidas (salvo que, por supuesto, estemos haciendo una foto de algo que se mueve).

Aumentando la apertura del diafragma: En este caso, estamos relativamente limitados por la apertura máxima del objetivo del que dispongamos. Si el diafragma máximo del objetivo que usamos fuese F4, no podriamos abrir mas, por lo que estariamos obligados a ajustar o el tiempo de exposición, o el ISO. Sin embargo, imaginemos que en este caso tenemos un objetivo con apertura máxima de F2.8. Ajustando la apertura a ese valor, el fotómetro detectaría que ya entraria mas luz a la hora de realizar la foto, y por lo tanto, se iría centrando también. Recordemos sin embargo el efecto que tiene el diafragma en la profundidad de campo.

Aumentando el ISO: Esto debería ser la última opción a elegir, porque es el que tiene un impacto mas negativo en al calidad final de la foto, y siempre hay que mantenerlo a lo mínimo posible. Imaginemos que hemos ajustado los dos valores anteriores, pero aún así el fotómetro nos indica que está a -2 (lo que implica que la foto nos saldría muy oscura). No podemos aumentar mas la velocidad de exposición porque estamos disparando a mano sin trípode y no queremos que nos salga movida, y el objetivo ya está a su máxima apertura. En este caso, la única opción que resta es aumentar el valor ISO (por ejemplo, ISO 800). Esto hará que el sensor sea mas sensible a la luz que le entra, lo que hará que no nos salga oscura, pero aumentará el ruido de la foto. Es importante que, para experimetnar vosotros mismos, hagais pruebas aumentando el valor ISO de vuestra cámara hasta llegar al máximo, y luego veais las fotos como han quedado, así sabreis hasta que valor os parecen correctas, ya que cada cámara es un mundo en este aspecto.

Haciendo un ajuste de los tres valores: Esta suele ser la opcion mas eficaz si el fotómetro nos dice que está muy subexpuesto o muy sobreexpuesto. Simplemente es ajustar un poco los tres valores en vez de aumentar o reducir uno de ellos radicalmente y a lo bruto. Como sabemos que cada uno de ellos afecta al fotómetro, se trata de ajustar según nos interese, aunque sobre esto ya hablaré mas en el próximo tutorial.

Por hoy, ya deberiais haber aprendido como hacer exposiciones manuales para que no os salgan ni demasiado oscuras ni demasiado claras. En el próximo tutorial explicaré como hacer exposiciones específicas para diferentes situaciones según el resultado que querais conseguir, pero primero id experimentando con los ajustes, probando vosotros mismos, etc.

Y como siempre, si teneis alguna duda, dejadla escrita por aquí.

Anuncios

~ por Toshiki en Viernes, 19 agosto, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: